¿Por qué es tan difícil hacer un regalo de empresa?

¿Por qué es tan difícil hacer un regalo de empresa?

Cuando una empresa hace un regalo es muy fácil que el obsequio no sea percibido como tal.

Si se le ofrece a un trabajador, este puede pensar que, en cierto sentido, el regalo es una parte más de su remuneración, se ha pagado con su esfuerzo y, por lo tanto, él se lo ha ganado.

Si se le ofrece a un cliente, puede entender que forma parte del marketing de la empresa y que, en definitiva, lo está pagando él con su facturación.

Si lo piensas bien, es muy difícil hacer un regalo genuino en el ámbito de la empresa. Por eso, hace poco nos hemos preocupado por reflexionar sobre qué es lo que hace que un producto cualquiera sea percibido como un regalo.

Básicamente, son el papel en el que está envuelto, la forma en que se presenta y el propio acto protocolario de entregarlo, lo que hacen que un regalo tenga significado para quien lo recibe.

En estas fechas próximas a finales de año, cada vez es más habitual que las empresas participen de la costumbre de agasajar a sus clientes o trabajadores con obsequios.

Imprenta-Las-Nieves-Blog-regalo-empresa-

Y muchas empresas aprovechan la ocasión para que su marca tenga una presencia especial. Usando el regalo como medio.

Pero el regalo no debería ser el medio, sino el fin en sí mismo.

El verdadero poder del regalo de empresa, es que, por una vez, permite mostrar que las empresas están hechas por personas que se relacionan entre sí. Permite al trabajador y al cliente sentirse tratados como personas.

Por eso, la verdadera calidad del regalo no se va a percibir en el producto en sí, sino en la personalización. Si nuestro regalo se muestra de forma significativamente diferenciada, se va a percibir la dedicación de haberse tenido en cuenta la personalidad de quien lo recibe.

¿Quieres conocer distintas formas de conseguir que los regalos de empresa tengan un significado especial para los clientes?